Top
Basamea Basamea
Inicio
Video Institucional
Video Institucional
Contáctenos
 
 
Quienes Somos
 

Quienes SomosHemorroides

Las Hemorroides son venas que existen en la parte final del tubo digestivo. Cuando éstas se inflaman producen problemas. Se distinguen dos tipos: las Hemorroides Externas que están en la zona externa del ano, rodeadas de piel. Cuando éstas de inflaman producen bulto, dolor, picazón, escozor anal. Si la inflamación es muy fuerte incluso se puede formar un coágulo en el interior de la vena, llamándose esta entidad Trombosis Hemorroidal, una de las complicaciones más temidas. La trombosis puede producir gran dolor y puede infectarse generando un Absceso anal o perianal. Al tener gran cantidad de nervios que trasmiten dolor, las hemorroides externas enfermas son muy dolorosas. El tratamiento de las Hemorroides Externas suele ser local con cremas, baños de asiento, desinflamantes y en caso de rebeldía se tiene que recurrir al cirujano. Las Hemorroides Internas se ubican en la parte final del colon, llamada recto, a unos centímetros del ano. Estas venas a diferencias de las externas, no tienen piel, pues están en el interior del tubo digestivo y cuando se inflaman producen prurito, escozor, humedad anal y sangrado que es rojo vivo con sangre muy viva y coágulos. Hay muy pocos nervios que trasmiten dolor en las hemorroides internas por lo que no son dolorosas y se pueden atacar directamente sin anestesia y con métodos endoscópicos. Las hemorroides de ambos tipos son más comunes en gente estreñida y se asocian a poco consumo de fibra y agua. Son frecuentes en mujeres gestantes o embarazadas, mujeres que toman hormonas, en ambos sexos se observan más en personas sedentarias, obesas, que trabajan muchos sentadas, manejan mucho, hacen mucho esfuerzo para defecar. También hay herencia, pues quienes tienen padres con esta afección pueden tenerla más fecuentemente y temprano en la vida. Empeoran con el ají, licor e irritantes.

Tratamiento de Hemorroides Internas: Método Moderno con Termocoagulación Infrarroja o Ligadura

Ligadura con Bandas elásticas.Es el tratamiento más utilizado en el mundo por ser un tratamiento práctico, efectivo y de bajo costo. No se utiliza ningún tipo de anestesia, sólo una ligera sedación y el paciente se incorpora casi de inmediato a sus labores normales. El tratamiento es ambulatorio, es decir el paciente sólo requiere estar con nosotros unas horas. Las molestias con la defecación son mínimas. Se aplica el tratamiento al paciente sin necesidad de corte o cirugía. Se realiza en nuestro Centro Endoscópico, el más moderno y equipado del Perú y de los mejores en América. Este tratamiento es ambulatorio y simple. Generalmente son necesarias de una a cuatro sesiones de tratamiento cada 2 ó 3 semanas. En el caso de la Ligadura, el tratamiento consiste en aplicar unos jebes(ligas) en el nacimiento de la vena enferma, la cual muere y cae después de unos dias. En el caso de la Termocoagulación Infrarroja, se utiliza una “pistola” que provee calor con tecnología similar al láser sobre el nacimiento de las hemorroides a muy altas temperaturas, sin dolor, sobre la zona hemorroidal produciendo contracción, disminución del flujo sanguíneo y fibrosis del tejido, colapsando las mismas. Comparado a otros métodos con operación, el paciente sólo tiene la sensación de picazón o escozor en la zona anal. Existe también eliminación de escaso moco y sangre durante los dias posteriores al tratamiento que podría durar hasta 10 dias. Estos métodos son muy efectivos, prácticos y previenen las complicaciones de hemorroides sangrantes, sin dolor.

Termocoagulación InfrarrojaEn conclusión los métodos de Ligadura y Termocoagulación de Hemorroides, son un tratamiento simple, efectivo y económico. Otros Beneficios de un examen y tratamiento con el especialista. El tratamiento descrito anteriormente tiene gran ventaja a cualquier tratamiento alternativo. Las pomadas y ungüentos hemorroidales no curan del todo a las hemorroides. Se utilizan como cicatrizantes, disminuyen la hinchazón, la congestión y las alivian pero por un corto tiempo. Nosotros curamos las hemorroides en la gran mayoría de los casos en el Centro Endoscópico, sobre todo con el método de ligaduras y Termocoagulación. Sólo enviamos a operar (en el quirófano) cuando estas son demasiado grandes, están acompañadas de complicaciones, no responden al tratamiento endoscópico y/o están acompañadas de otras patologías como son las fisuras y las fístulas. Por lo general, previo al procedimiento el médico gastroenterólogo le recomendará realizar una colonoscopia izquierda o acaso una derecha o larga, para descartar otras causas de sangrado, como son pólipos, úlceras o cáncer. No es infrecuente escuchar: "Creía que tenia hemorroides pero resultó que era un cáncer rectal".



 
 
 
 
Ricardo Palma
Top